ESTIMULACIÓN/INHIBICIÓN DE LOS REFLEJOS DEL DESARROLLO.

Se trata de una terapia basada en el conocimiento de reflejos primarios y posturales que nos permite saber el grado de desarrollo neurológico, el grado de desarrollo en el que se encuentra el niño.

La presencia de reflejos primitivos o la falta de reflejos posturales en estados clave de desarrollo pueden reconocerse como la evidencia de un control subcortical continuado sobre las funciones neuromusculares. Suelen ir acompañados de disfunciones en el proceso de la información auditiva, visual, función vestibular...

Problemas frecuentes.

  • Dificultades de aprendizaje, lectura o escritura.
  • Dislexia.
  • Déficit de atención con o sin hiperactividad.
  • Dificultad de concentración y memoria/equilibrio.
  • Enuresis, fobias.
  • Problemas de conducta.

IMPORTANCIA DE LOS REFLEJOS DE DESARROLLO.

Los problemas antes mencionados pueden ser la manifestación externa de un retraso en neurodesarrollo.

Nacemos con unos reflejos que suelen ser evaluados por el pediatra, que deben ser inhibidos o controlados por niveles superiores del cerebro, durante el primer año de vida, dando paso a los reflejos posturales que permanecerán presentes en la vida adulta.

Si esto no sucede así, se traduciría en problemas muy diversos: disfunciones en equilibrio, en la vista, en la coordinación ojo-mano, en las habilidades perceptivas, problemas para abotonarse, montar en bici, leer y escribir, prestar atención, etc.

EVALUACIÓN.

Para saber si usted o su hijo pueden beneficiarse de este programa, es necesario rellenar el cuestionario inicial de screening, durante una consulta de una hora aproximadamente.

Se realiza una historiara del desarrollo para determinar si es necesaria la evaluación, en tal caso se realiza una extensa evaluación del desarrollo neurológico.

Durante casi tres horas se lleva a cabo una batería de tests para evaluar motricidad fina y gruesa, equilibrio, patrones de desarrollo motor, reflejos primitivos y posturales, lateralidad, funcionamiento óculo-motor , visoperceptivo y test de escucha dicótica. A continuación se diseña un programa individualizado.

TRATAMIENTO.

Se trata de una terapia no farmacológica y no invasiva.

Consiste en una serie de ejercicios para realizar en casa durante cinco minutos al día. Estos ejercicios estimulan la maduración del sistema nervioso.

Cada dos meses se realiza una visita intermedia donde se evalúa y en función de los progresos, se ajusta el programa de ejercicios. El tratamiento tiene una duración de un año aproximadamente.

Estas técnicas han sido desarrolladas por el Institute for Neuro-Phycological Psychology (INPP), que cuenta con más de 30 años de experiencia tratando a niños y adultos.

El fundador Peter Blythe y la actual directora Sally Goddard son autores de diversas publicaciones científicas y de divulgación. Para mayor información ver www.inpp.org.uk.